miércoles, 2 de abril de 2014

Para entrar a vivir...

Bien comunicado con salida directa a Nacional (muy transitada por Guardia Civil).
Dos plantas, asalvajado jardín, gran piscina en forma de riñón.
Calefacción central.

Planta baja:
- Cuarto lavadero, muy luminoso con entrada propia y gran depósito de agua.
- Cocina amueblada, chimenea, salida de humos, cocina de leña, cocina y horno de gas Westinghouse, espaciosa alacena, vajilla…
- Aseo.
- Despensa.
- Espaciosa habitación con armario empotrado y vistas al jardín.
- Garaje.
- Montaplatos.

Rellano iluminado con ventanas realizadas con ladrillos de vidrio.

Segunda planta:
- Espacioso salón muy luminoso, con chimenea y salida a varias terrazas, una de ellas acristalada y con cierre de seguridad para la tranquilidad de sus propietarios. Entrada directa por escaleras desde el jardín.
- Sala de estar con armario empotrado.
- Despacho con armario empotrado.
- Habitación individual.
- Habitación de matrimonio muy luminosa, con evidente decoración católica, amueblada con estructura para de 1.35 cm., armario empotrado con puertas correderas de espejo y cuarto de baño completo con plato de ducha.
- Habitación doble con armario empotrado y cuarto de baño completo, con bañera de pequeño tamaño.

 
 
 
 


 
 
 
 


Gracias a mia Suarez y a Máquinas y Escombros por ésta mañana tan divertidamente productiva y por ayudar a quitarme el mono de abandonos...y a Javi Sánchez por la compañía...
 
Las fotos en mayor calidad aquí...

lunes, 17 de marzo de 2014

Sanatorio de La Marina...


Seguimos en 2007, por suerte…

Por suerte, en ese año éste lugar no era tan conocido y transitado como en los años venideros…

Por suerte ningún corto de mente tuvo la necesidad de tirar paredes abajo para dar rienda suelta a sus prehistóricos instintos…

Por suerte, aún podías encontrar una máquina de rayos x, una pared virgen e incluso reconocer lugares como la sala de velatorios...

Por suerte mi compañero y guía aún podía sorprenderme y esperarme cámara en mano para cazar mi cara de sorpresa al entrar en el lugar que sabía que más me iba a gustar...la sala de autopsias, que por suerte, aún guardaba su mesa de piedra intacta y no hecha añicos en el suelo como me han comentado que está ahora…

Y es que, nunca entenderé esta necesidad de destrucción por parte del ser humano...pero una vez más, he de sentirme afortunada por poder enseñaros éste lugar, conocido por muchos, en unas condiciones que mucho tienen que envidiar a su estado actual y al estado que he podido ver en blogs de colegas...

Un lugar lleno de sensaciones...porque no todos los lugares abandonados son iguales...o quizá es que la mente humana es retorcida, o quizá es que MI mente es retorcida, pero soy de la opinión de que si juntas dolor, sufrimiento y muerte, algo que está asociado con sanatorios y hospitales, los sentimientos se multiplican...

Mi madre, que por desgracia murió hace poco más de un año en uno de estos (y yo creo que un poquito de ella se quedó allí), siempre me decía “deja de meterte en esos sitios, seguro que hay virus en el ambiente y acabas cogiendo algo”...y vosotros, os atrevéis a venir de paseo conmigo a través de mis fotos???
Estas fotos y más en mayor calidad aquí...

lunes, 10 de marzo de 2014

La estación de Príncipe Pío...


Era 2007, disparaba en modo P y mi objetivo era el mítico “pisapapeles” 28-55 mm...


Lo que iba a ser una concurrida quedada, acabó siendo una íntima incursión junto a Abandonalia a quién había conocido poco antes en el matadero de Villaviciosa...


Al ver que pasaba el tiempo y nadie más venía, él preguntó qué debíamos hacer y yo no lo dudé un momento...con lo que me jode madrugar y la falta de sueño que tenía en el cuerpo, valía la pena por lo menos intentarlo...además, contábamos con la ventaja de ser dos y poder pasar más desapercibidos...y así lo hicimos, como quien camina con paso firme sabiendo hacia dónde se dirige, entramos por la puerta grande de uno de los abandonos más impresionantes en los que he tenido la suerte de estar...por la historia, por las sensaciones, por los contrastes, por la antigüedad, por la cantidad de veces que había pasado por su puerta y me había preguntado qué habría dentro…


Y dentro estaba el pasado esperándonos...porque según cruzas la puerta de éste maravilloso lugar, el tiempo se detiene y un extraño silencio te invade…extraño porque aunque lucha contra el bullicio de la parte nueva del intercambiador, el silencio se hace más fuerte y se escucha más nítidamente…
Este contraste fue quizá el que más me impresionó, yo de pie en el majestuoso hall de entrada de la antigua estación, en el pasado, observando por una de sus ventanas el ajetreado  presente...y he de deciros que visualmente el presente es una mierda!!!

Una de sus torres, guardaba otro de los rincones que más me sorprendieron...el archivo, con sus carpetas, su alfombra de papeles que cubrían el suelo y las escaleras...Desde entonces, cada vez que paso por allí en coche y miro a esa torre, me siento afortunada por saber exáctamente lo que hay dentro…

En verdad, me siento afortunada por haber podido visitar un edificio histórico declarado Bien de Interés Cultural, que hoy en día está cerrado a cal y canto y que tras el fallido intento de convertirlo en teatro y haber sido alquilado para empresas de eventos, está a la espera de que alguien cure sus heridas y le lave la cara...crucemos los dedos porque ese alguien no tarde en aparecer y tengamos que lamentarnos de perder otro trocito de la historia de nuestro Madrid...
Aquí podéis ver parte de las fotos en mayor calidad...

Reeditado: Recién publicado este post, ví en televisión el nuevo anuncio de Canal+ para la cuarta temporada de "Juego de Tronos"...adivinad dónde está grabado... ;)