sábado, 20 de noviembre de 2010

Club Alpino Guadarrama...

Hacía ya tiempo, mi compañero de expediciones Abandonalia, me había pasado fotos de este lugar invadido por la nieve y como suele ser costumbre entre nosotros, dejamos la visita pendiente.


Un día, con la excusa de realizar una sesión de fotos a un Dj, le propuse utilizar este lugar como “estudio fotográfico”. Más que una proposición fue un “secuestro” ya que él, aquel día, estaba un poco pochito, pero (tras muchos ruegos) accedió a guiarme hasta el lugar…

Nada más entrar, nos topamos con un salón que tenía unas maravillosas vistas a la Sierra Madrileña. En él encontramos un montón de sofás, que me sirvieron como attrezzo para la sesión de fotos. Hicimos del salón nuestro “cuartel general” y de su terraza, nuestro comedor improvisado.


Pegada a esta estancia, había otra, con una enorme chimenea y un altillo rodeado por grandes ventanales. En su tiempo, debió ser un lujo poder tomarse un café, disfrutando de las vistas, al calor de esa chimenea…

No muy lejos de allí, se encontraba “el bar”. Una barra, que aún soportaba el peso de la caja registradora sobre ella.


Una vez terminada la sesión de fotos y llenas nuestras barrigas, decidí perderme por el edificio.

Lo primero que visité, fue la enorme cocina. En medio de la misma, había un extractor de humos y aunque la mayor parte del habitáculo estaba destrozado, aún se podían apreciar, algunos cacharros apoyados en las baldas que había sobre la pared.


De vuelta al edificio principal, tuve, una vez más, que superar mis “pánicos absurdos” y armarme de fuerza, para subir por las escaleras que llevaban a las plantas superiores. En este caso, el pánico se debía a los tablones de madera, que ejercían su uso como escalera y a través de los cuales, se podía ver la parte de abajo…Siempre he odiado ese tipo de escaleras…supongo que tendrá mucho que ver con el vértigo que sufro…

No recuerdo, de cuantas plantas constaba el edificio…por lo menos había dos, llenas de habitaciones y cuartos de baño de uso común. Las habitaciones, aún conservaban sus literas y en ellas estaban los colchones que debieron dar cobijo a los esquiadores que pasaban allí los fines de semana.


En la parte alta del edificio, había un ático estilo “loft”…un amplio habitáculo, lleno de camas, colchones y restos de lo que sus “antiguos habitantes” habían dejado desparramado por allí…Los antiguos habitantes, según me comentó una amiga que había estado allí, eran una “familia” de rumanos, que en su día le dieron a ella un susto de muerte…


Terminada la “visita” y cuando nos disponíamos a salir de allí, pudimos descubrir que en la planta baja, había una sauna y a la salida, una habitación con una especie de estanterías porta skis, que aún conservaba algunos ejemplares y también se podían observar botas tiradas aquí y allá…

Una vez más, tras salir de allí, me invadió la pena de pensar por qué se puede dejar un sitio tan maravilloso y con unas vistas tan espectaculares abandonado a su suerte…

lunes, 27 de septiembre de 2010

El País Semanal (Domingo 12 de Septiembre de 2010)...

Va a resultar, que me he tomado demasiado a pecho el nombre de mi blog...pero "prometo" quitarme la pereza de un par de sacudidas y empezar a actualizar más a menudo...

Mientras empiezo a sacudirme, os dejo con un extracto de la última publicación que hicieron los de "El País Semanal" sobre los frikis que tenemos como hobby coleccionar lugares abandonados...

En este extracto (y en un café de media hora) Cristóbal, fue capaz de analizar a la Churri y describirla a la perfección...Va a ser cierto lo que me dijo el otro día un colega a mí pregunta de "de verdad esa es la imagen que doy???"..."Querida, va a ser que eres más transparente de lo que tú quisieras ser..."

"Safaris entre escombros"

Amaia y el morbo.
Esta madrileña de 32 años creció como trabajan los espías: deseando entrar en lugares prohibidos. Uno la ve hoy con sus piercings, sus tatuajes corriéndole por el brazo, su carcajada-terremoto, y entiende al momento que le va la marcha. Le va desde pequeña: "Quién pudiera colarse ahí", se recuerda a sí misma suspirando. La pequeña Amaia veraneaba con sus padres en Durón, Guadalajara. Las aguas de un embalse cubrían (cubren) el antiguo pueblo. En los meses de sequía sobresalía un campanario, y ella quería meterse allí. No pudo, pero se tomaría la revancha por otra parte. En 2006 decidió acudir a una de esas fiestas llamadas raves. Era en un matadero ruinoso de Villaviciosa, en Madrid. Estaba todo oscuro. Solo se oía música y pudo ver poco. "Hostia, yo tengo que volver", pensó. Volvió con un grupo de amigos otro día y recorrió sus entancias. Disparó fotos para su blog (
http://abandonadoasusuerte.blogspot.com/). Sintió miedo y un no sé qué en el cuerpo. Sintió el sueño cumplido. [...]



[...]A Juande López, granadino, también le gusta la historia. Amaia, la de armas tomar, le escribió en su blog (http://abandonalia.blogspot.com/), y ahora siempre van juntos de exploración. Se han paseado por la parte cerrada de la estación madrileña de Príncipe Pío, con sus hierros mohosos y sus montacargas inmóviles. Lo mejor les pasó en Bélgica. Fueron a visitar la mina de Cheratte, un complejo de estética neogótica. Pero la moda de visitar los abandonos se ha extendido tanto que un tal señor Gomes, portugués, se había hecho con unas llaves de la entrada y cobraba 10 euros. Los pagaron igualmente. El señor Gomes cerró la puerta y se largó. "Tenéis una hora", dijo. Amaia y Juande ya sabían que les iba a saber a poco.

Por: Cristóbal Ramírez.

martes, 23 de marzo de 2010

Cementerio de autobuses (Bélgica)...

Nos quedamos en Le Fabriek…lo recuerdas???
Y recuerdas también, que esa fábrica nos sirvió de refugio para la lluvia mientras intentábamos encontrar unos almacenes en activo que contenían “abandonos” en su interior???

Tras la vista previa, bajo la lluvia, calados hasta los huesos y ante la imposibilidad de investigar más, decidimos volver al día siguiente.

Nos recibieron, unas puertas abiertas de par en par, un parking lleno de coches y unos trabajadores ganándose el pan de cada día…
Por suerte, nosotros llevábamos la llave maestra que nos abrió todas las puertas de los abandonos Belgas…Stewie!!!

Supongo que encontrarse con 6 personas, cargadas de mochilas y cámaras, debió ser una gran sorpresa para el recepcionista de la nave y ante las explicaciones de nuestro traductor de moda, conseguimos que nos dejara disfrutar de lo que tenían almacenado al fondo de su lugar de trabajo…


Un montón de adorables autobuses llenos de color “abandonados a su suerte”…algunos, cubiertos por lonas plásticas…otros, con sus puertas cerradas (puertas, que no se resistieron a nuestras cariñosas manos)…y todos ellos con una gran cantidad de polvo de la que al final, nos llevamos un recuerdo pegado en nuestra ropa…

Autobuses urbanos, de línea, escolares…

Como siempre, mi cabeza se empeñó en llenarlos de gente…en imaginar los lugares que habían recorrido, en convertirme en conductora de autobús de línea por un segundo…

- Has visto lo que hay en ese autobús??? Tiene hasta cocina!!!

Según nos cruzábamos entre autobús y autobús, nos íbamos comentando los pequeños detalles que habíamos podido observar en el vehículo que acabábamos de abandonar…Como niños con zapatos nuevos…

Sin duda, eran un filón fotográfico…pero yo soy rápida haciendo fotos, así que, mientras mis compañeros se curraban la labor audiovisual http://celatelevision.blogspot.com/2009/06/eq9-bussen.html, yo me dedique a experimentar con las largas exposiciones, convirtiéndome a mí misma, en el fantasma del autobús de línea…

No llegamos a saber que hacían allí, ni cuál sería su futuro, si es que tendrían un futuro…pero puedo asegurar, que ha sido una de las incursiones que guardo con más cariño, por la cantidad de detalles que pude apreciar y de los que pude disfrutar…Ni la lluvia, ni el frío, ni el barro, harán que olvide está genial experiencia…

Mis compañeros de viaje:

Abandonalia: http://abandonalia.blogspot.com/

Tomás (la llave maestra) y Daphneé: http://esperandoaltren.blogspot.com/

Umpi: http://ultima-visita.blogspot.com/


miércoles, 3 de febrero de 2010

Calle 20...


Ya estamos en la calle!!!
Vas a clase de funky y al salir te tomas un café en una cafetería...
Sobre una mesa, ves una montón de revistas que te llaman la atención por que en la portada hay una mulata ligerita de ropa con una máscara en la cara...y le comentas a tú acompañanta: "Coño, esta era la revista para la que nos hicieron la entrevista!!!"
Y...voilá!!! Ahí está la entrevista, de la mano de Helena Celdrán a quién tengo que agradecerle su trabajo, por que de verdad, me ha encantado...