jueves, 29 de mayo de 2014

Villa Chimenea...

Te recibe una alfombra de hiedra cubriendo unas majestuosas e interminables escaleras, con una fuente vacía entre sus peldaños...Varias construcciones a cada cual más deteriorada o inaccesible por la vegetación y el edificio principal, con sus puertas abiertas hacia la entrada de una casa de campo no apta para bolsillos vacíos…

Y yo me pregunto: cómo alguien es capaz de abandonar a su suerte algo así??? Construido a capricho, con escaleras en mármol, una chimenea y una vidriera que los amigos de lo ajeno ya han hecho desaparecer...
Tu mente comienza a volar e inventa una historia...la triste historia de quien está rodeado de bienes materiales pero no tiene “bienes personales” con quien compartir su jodida existencia...muere y junto con él, muere todo lo material que le rodea...abandonado y solo como su dueño…
Solo que el lugar conserva su luz, una luz cautivadora, una luz que me enamoró e hizo que volviese y convirtiera aquel, en escenario de una de mis historias visuales...próximamente os lo enseñaré...de momento aprovecho para agradecer a mia Suarez a Máquinas y Escombros y a Javi Sánchez el haber hecho ésto posible...